Los siete cabritillos y el lobo

Los siete cabritillos es un espectáculo fiel al cuento tradicional de los Hermanos Grimm,  presentado por el Abuelo y por su pizpireta nieta Valentina.

Con la activa participación de los espectadores, la pequeña cabritilla Tilla conseguirá salvar a sus hermanos y hacer que el lobo huya de nuevo a las montañas.

La comedia, con actores y títeres, ofrece 55 minutos de diversión y grandes emociones, para niños a partir de 2 años y acompañantes de todas las edades.

LOS 7 CABRITILLOS Y EL LOBO es un espectáculo de grandes títeres tipo muppet, música original, canciones y participación para toda la familia.

Es una producción original de Beti Alai, estrenada en los Teatros Luchana de Madrid el 5 de mayo de 2018. Segunda temporada.

El abuelo

Valentina

El conejito de cuento

Mamá Cabra

La cabra Tilla

Los siete Cabritillos

Lobo Astuto

EQUIPO ARTÍSTICO:

Intérpretes: Ana Cañas, Begoña Freire, Néstor Gutiérrez y Raúl Guirao.
Sonido y música originales de Gonzalo Galiñanes.
Títeres: Marionetas Tontoys.
Diseño de escenografía: Eduardo Raffo.
Decorados de Roberto Martín y Rubén Arenal.
Productora Ejecutiva: María José Stefania.
Guión y Dirección: Jon Sarasti.

LAS CANCIONES DEL ESPECTÁCULO.

EL CUENTO

Valentina juega con la Mariposa y persigue al Conejo, que se esconde muy rápido. El Abuelo, que está recogiendo flores, pierde el cuento que va a leer a Valentina, pero el Conejo lo encuentra y se lo devuelve. Es un cuento con animales y hasta un lobo. Pero no hay que tener miedo, porque acaba bien. Los Siete Cabritillos de este cuento son desobedientes y atolondrados. La cabritilla más pequeña se llama Tilla, y siempre corre detrás de sus hermanos. Antes de irse a trabajar, Mamá Cabra les enseña y les repite la lección del lobo, pero la única que está atenta es Tilla.

El Lobo está hambriento, huele a los cabritillos y se los quiere comer. Pero cuando se acerca a la puerta, Tilla le descubre y no le deja entrar. El Lobo es muy astuto, y se disfraza, pero Tilla y los niños siempre le descubren. Cuando el Lobo consigue entrar en la casa, Valentina interrumpe la narración y obliga al abuelo a corregir el cuento. El Abuelo no tiene inconveniente, así que Mamá Cabra vuelve de trabajar, y tras una operación de limpieza, todo acaba bien. Los alegres cabritillos hacen una fiesta, y Tilla nos agradece la ayuda.

El Abuelo y Valentina cantan y bailan con todos nosotros, y Valentina se despide «hasta otro cuento».

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial